PREGUNTAS FRECUENTES
¿Necesitas ayuda?
Escribe debajo el tema que estás buscando o buscalo en la sección dedicada.

Si tienes un plan Pro o Dive Centre, tienes dos opciones:

  1. dependiendo de tu póliza, puedes inscribir a algunos o a todos tus alumnos de forma gratuita. Estas son los Seguros Gratuitos para Alumnos.
  2. puedes contratar planes de seguro específicos para tus alumnos. Estos son los Planes de Seguros para Alumnos. Para más información, consulte estas páginas web:
  • Yuedes hacerlo en tu MyDAN, siempre que tengas un Plan Pro o Plan Dive Centre.
  • Una vez hayas registrado a tu alumno con una Cobertura de Seguro Gratuita o con un Plan para Alumnos, ambos recibiréis la confirmación por correo electrónico.

Se diferencian principalmente en cuatro aspectos:

  • Cursos - Los seguros gratuitos para alumnos sólo se pueden utilizar para alumnos de nivel inicial. Los planes de seguro para alumnos pueden utilizarse también para alumnos de otros cursos.
  • Límite agregado - Las coberturas de seguro gratuito suponen un límite de cobertura agregado de 15.000€ para todos los alumnos. Los Planes de Seguros para Alumno scubren individualmente a cada alumno hasta 30.000€.
  • Duración - Las coberturas de seguro gratuitas duran como máximo 90 días - los planes de seguro para alumnos duran hasta 365 días. En cualquier caso, ambos expiran en la fecha de certificación del alumno.
  • Presencia del instructor - Las coberturas de seguro gratuitas son válidas mientras el instructor que las ha activado esté impartiendo el curso, en persona. Los Planes de Seguro para Alumno le cubren al alumno asegurado, sin importar quién esté impartiendo realmente el curso.

Sí, puedes utilizar estos planes para alumnos que residan en cualquier país.

Sí, son válidas en todo el mundo.

Un historial de operativa segura y exitosa es una buena indicación de que tu negocio está sano y bien dirigido, pero no significa que estés a salvo del riesgo. El riesgo siempre existirá, a pesar de los mejores esfuerzos. El programa HIRA de DAN te permite echar un segundo vistazo a tu operación con un ojo crítico y un amplio conjunto de criterios. Es todo tan fácil, que incluso los más experimentados de entre nosotros pueden volverse complacientes y pasen por alto antiguos peligros o nuevos riesgos que hayan surgido.
Seguir el programa puede reforzar la idea que tus riesgos están bien gestionados, pero el proceso es, al menos, tan valioso como su resultado y serás capaz de establecer una línea basal mediante la cual se pueden medir los peligros y operaciones futuras.

Como operador de buceo, el programa HIRA te presentará campos completamente nuevos de gestión de riesgos y responsabilidad. La gestión organizada del riesgo, tal como se ha visto en el sector aeroespacial y sanitario, no se ha adoptado en la industria del buceo, aunque se produzcan los mismos tipos de demandas y pérdidas. El riesgo está en todas partes en la industria del buceo, y es fácil dar eso por sentado o pasar por alto los peligros. Como operadores y como personas responsables de la seguridad de nuestros empleados y clientes, eso es algo que no podemos permitirnos. El programa DAN HIRA es una manera de revisarnos a nosotros mismos y asegurarnos de que no estamos dando la seguridad por sentado. La ausencia de accidentes no indica necesariamente que exista seguridad.

Incluso los profesionales de buceo que no poseen un centro de buceo o una tienda, todavía enfrentan numerosos peligros, tanto en el agua como fuera. Ser capaz de identificar problemas con las operaciones, la gestión de la responsabilidad e incluso los clientes, es crucial para la capacidad de los profesionales para protegerse a sí mismos y a sus alumnos y operar con éxito. Los profesionales del buceo todavía enfrentan riesgos durante la enseñanza, el transporte de equipos y de alumnos, la ejecución o la organización de Charters y muchos otros aspectos necesarios para un negocio de buceo. Estas preocupaciones se pasan por alto con frecuencia, y exponen a los profesionales del buceo en el camino del peligro. El programa DAN HIRA fue diseñado para remediarlo y mantenerte a salvo mientras enseñas y proteges a tus alumnos.

El programa DAN HIRA fue diseñado para ayudar a la industria de buceo a prosperar, reducir las pérdidas de las empresas y prevenir lesiones. La industria del buceo no puede sobrevivir sin sus profesionales, y mejorar la seguridad en el buceo no puede limitarse a los buceadores recreativos. Se proporciona sin coste alguno a los miembros de DAN Pro, Club Members y Business Partners como una forma proactiva de promover la seguridad en nuestras comunidades y mantener nuestra industria prosperando.

El programa DAN HIRA está diseñado para todos los profesionales de buceo. Si eres un instructor de buceo, operador de charter, propietario de una tienda o un negocio que ofrece deportes acuáticos como una fuente secundaria de ingresos, puedes aplicar HIRA a tu negocio. Debido a la amplia base de usuarios para el programa, no todas las facetas serán aplicables a todas las operaciones y depende de tí determinar de qué partes del programa puedes beneficiarte. Esta es una herramienta diseñada para ayudarte a gestionar tu propio riesgo y no un programa de auditoría o de cumplimiento. El objetivo es ayudar a los operadores capaces y motivados a mejorar sus negocios y reducir su responsabilidad.

  • FATIGA EXTREMA - DEBILIDAD
  • SED INTENSA Y BOCA MUY SECA
  • OJOS HUNDIDOS Y/O INCAPACIDAD DE PRODUCIR LÁGRIMAS
  • NO HABER ORINADO EN OCHO HORAS
  • PIEL SECA QUE REGRESA LENTAMENTE A SU POSICIÓN CUANDO ES PRESIONADA
  • RITMO CARDÍACO RÁPIDO, PULSO DÉBIL
  • RESPIRACIÓN RÁPIDA
  • PRESIÓN ARTERIAL BAJA
  • IRRITABILIDAD Y CONFUSIÓN
  • CONVULSIONES
  • BAJO NIVEL DE CONSCIENCIA
  • SED (ESTO SIGNIFICA QUE NO DEBES BEBER SÓLO CUANDO TIENES SED, YA QUE LA PROPIA SED SIGNIFICA QUE YA ESTÁS UN POCO DESHIDRATADO)
  • MAREOS
  • DOLOR DE CABEZA
  • CALAMBRES MUSCULARES
  • CANSANCIO
  • BOCA SECA O PASTOSA
  • ORINA DE COLOR OSCURO
  • DISMINUCIÓN DE LA DIURESIS

Existen tres niveles de contaminantes que podrían afectar al gas de la respiración:

  1. Los que se encuentran más comúnmente en un gas comprimido como el monóxido de carbono (CO): el Dióxido de carbono (CO2), la humedad (H2O), el aceite condensado, partículas y olores
  2. Los que se encuentran en ciertas zonas geográficas: hidrocarburos volátiles y compuestos orgánicos, tales como el metano (CH4)
  3. Relativamente raro pero se ha informado de la presencia de otras sustancias tóxicas: por ejemplo, los vapores de los productos de limpieza y disolventes halogenados, las emisiones de los vehículos de motor, sulfuros y productos con base nitrogenada y humos

El dióxido de carbono (CO2) en cantidades excesivas aumenta el ritmo respiratorio y, en el buceo más profundo, es causa de un mayor riesgo al respirarlo. También conduce a cambios perceptivos menores, malestar, somnolencia o estupor y en casos extremos, puede causar pérdida del conocimiento e incluso la muerte.

Una humedad excesiva puede hacer que los reguladores se congelen o no puedan abrirse. También aumenta la corrosión y la herrumbre del interior de los cilindros, interactuando así con los filtros, reduciendo su eficiencia y generando olores químicos que pueden causar náuseas e irritación respiratoria.

En cuanto al aceite, especialmente las partículas más pequeñas, pueden generar problemas de salud, ya que no serán eliminadas por los mecanismos de limpieza del organismo, como le sucede a las partículas más grandes. Las partículas de aceite retenidas pueden causar inflamación. Las neblinas de aceite también pueden suponer un importante riesgo de incendio.

El polvo es peligroso tanto para nuestros pulmones, como para las partes más delicadas del regulador.

Todas estas contaminaciones implican concienciación por parte de los buceadores, diligencia por parte de la estación de carga del centro de buceo y conocimiento por parte de todos.

El monóxido de carbono (CO), es un gas inodoro, incoloro e insípido, producido generalmente por la combustión incompleta de los compuestos de carbono que contiene.

Se absorbe fácilmente por la hemoglobina y se une a ella más de 200 veces con mayor fuerza de como lo hace el oxígeno, lo que disminuye drásticamente la cantidad de oxígeno circulante y, eventualmente, puede llevar a la hipoxia y a la muerte. La gravedad de la intoxicación por CO depende de su concentración en el gas respirado y al tiempo de exposición. Una larga exposición a concentraciones relativamente bajas, puede originar igualmente una intoxicación grave por CO.

Durante la inmersión, la presión parcial de CO aumentará con la profundidad e incluso una baja concentración de CO contaminante, que a presión atmosférica normal y después de un tiempo de exposición prolongado, no tendría ningún efecto tóxico, se convertirá en peligrosa al aumentar la profundidad. Durante el descenso, la hemoglobina puede sobrecargarse con CO, lo que imposibilitará la absorción del oxígeno necesario, aunque el aumento de la presión parcial del oxígeno puede que sea suficiente como para mantener la sangre oxigenada para las necesidades celulares. Es decir, durante la fase de descenso de la inmersión, la disminución del oxígeno (transportado mediante la hemoglobina) puede estar parcialmente compensada por la cantidad de oxígeno disuelto en el plasma sanguíneo. Pero durante el ascenso, cuando la presión parcial de oxígeno se reduce, la cantidad de oxígeno disuelto también se reduce y esto puede conducir a la hipoxia. Esta es la razón por la cual los síntomas de intoxicación pueden empeorar durante el ascenso, o justo después de hacerlo.

El envenenamiento por CO es la contaminación potencialmente más peligrosa de un gas respirable. Sin embargo, hay otras formas de contaminación que nos gustaría que les prestases atención.

El barotrauma del oído externo se produce cuando el canal del oído se bloquea, atrapando aire entre el bloqueo y el tímpano. Esto puede crear un exceso de presión o un vacío en la cavidad cuado el buceador cambia de cota. Las obstrucciones pueden ser causadas por un exceso de cera, el uso de tapones sin ventilación para los oídos o una capucha demasiado ajustada. Debido al aumento de presión y al efecto de ventosa en el oído externo, los tejidos circundantes pueden llenar el conducto con sangre u otros fluidos, o provocar la ruptura de la membrana timpánica. Esto suele provocar dolor y malestar y una liberación de la presión (motivada por la rotura del tímpano), que provocará una entrada de agua fría en el oído medio, que puede inducir vértigo.
Los barotraumas en los senos también ocurren, pero son menos frecuentes. Los senos paranasales son cavidades llenas de aire dentro de los huesos que rodean la cavidad nasal. Cada seno está conectado a la nariz a través de una abertura estrecha (Seno Ostium) lo que facilita que los senos estén permanentemente conectados con la atmósfera. Cuando estas aberturas se obstruyen (por lo general, debido a la congestión resultante de las alergias, el tabaquismo, las infecciones, el uso excesivo de descongestionantes tópicos, inflamación nasal o sinusal, pólipos o tapones de mucosidad), la presión en el interior de los senos ya no puede ser igualada. Como resultado, el dolor se puede sentir sobre el ojo, en el hueso de la mejilla o en los dientes superiores y / o en los huesos faciales del cráneo, dependiendo de cuáles senos paranasales están involucrados. Se suelen experimentar pequeñas hemorragias nasales durante o después del ascenso. Esto puede ser debido a que los senos se pueden ir llenando de sangre para intentar igualar la diferencia de presión durante la inmersión.
Si la presión en el oído medio se incrementa demasiado (por no poder equilibrarla o tratando de compensar mediante la técnica de Valsalva), puede originar daños en el oído interno (a nivel de los órganos y estructuras de la audición y del equilibrio), lo que puede dar lugar a una lesión permanente. Puede provocar sordera, zumbidos en los oídos (tinnitus) y vértigo.
Con la inmersión frecuente, el agua hincha las células que recubren el conducto auditivo. Con el tiempo , estas células se separan lo suficiente como para que las bacterias, que normalmente se encuentran en la superficie del conducto auditivo externo, pasen debajo de la piel, donde encuentran un ambiente cálido y agradable, y comienzan a multiplicarse. Lo que sigue ya lo conoces: tu canal auditivo empieza a picar, duele y se inflama. Si se deja sin tratamiento , la inflamación puede extenderse a los ganglios linfáticos cercanos y causar el dolor suficiente para que sólo mover la mandíbula se vuelva realmente incómodo. En este punto, el único tratamiento son los antibióticos, y el buceo está prohibido. En algunos casos, puede manifestarse una otorrea (salida de líquido por el oído. Sentir dolor al tirar moderadamente de la oreja distingue la infección en el oído externo, ya que la del oído medio es indolora.
El barotrauma del oído medio o "golpe de ventosa del oído", es la lesión de buceo más común y puede ser causada por el uso de una técnica de compensación mal aplicada o a causa de bucear estando resfriado. El oído medio es un espacio muerto, conectado a la parte superior de la garganta a través de las trompas de Eustaquio. Estos conductos son estrechos y normalmente, están cerrados. Cuando se utiliza una de las técnicas de ecualización, estos tubos se abren y permiten que el aire de la garganta, a más presión, entre en el oído medio, igualando la presión existente en el espacio muerto. A veces, estos conductos pueden bloquearse fácilmente por la mucosidad originada por un resfriado, siendo entonces imposible compensar la presión. Durante el descenso, cuando la presión aumenta, habrá una menor presión en el oído medio y ello producirá incomodidad y dolor en el oído, pudiendo, en ocasiones, dar lugar a la ruptura del tímpano.

Durante el ascenso, el aire en el oído medio se expandirá a medida que disminuye la presión externa; si las trompas de Eustaquio se obstruyen, ello provocará la imposibilidad de liberar la expansión del aire atrapado en el oído medio. Esto puede provocar vértigos debido a la presión sobre el mecanismo del equilibrio en el oído interno y, si esta situación se prolonga, provocar dolor y daños graves en el tímpano. El bloqueo inverso es, generalmente, el resultado de bucear mientras se está tomando medicamentos descongestionantes cuyo efecto ha desaparecido mientras se bucea a cotas más profundas, una maniobra de ecualización incorrecta durante el ascenso o bucear estando resfriado. Un caso similar puede ocurrir con los senos cuando el Seno Ostium se bloquea, buceando en una cota más profunda. Esto dará lugar a dolor en el seno afectado, con o sin una hemorragia nasal y podría provocar una ruptura del seno en los casos graves.

La carga por el esfuerzo de la natación durante el buceo es sorprendentemente alta. Esto es debido a la mayor densidad del gas respirado, dependiente de la profundidad. Los cambios en la mecánica respiratoria permitirán que condicionantes de salud pre-existentes en los órganos respiratorios, puedan manifestarse de repente. Por lo general, Incluso en los buceadores experimentados, menos del 5% de la energía del cuerpo se destinará a la aleta. El factor limitante es la mecánica respiratoria. Y puede fácilmente descontrolarse rápidamente con un esfuerzo excesivo.